Cabinas de pintado para los procesos de tratamiento superficial del queso, para su protección mecánica (pinturas de acabado final) o biológica (pinturas antihongos).

Los equipos por pulverización, trabajan mediante la aplicación por pistola aerográfica de media o alta presión con impulsión del producto mediante bomba de baja presión o multiplicadora de presión.

Esta aplicación se realiza con sistemas mecánicos convencionales para el giro de la pistola, o mediante robots de 6 ejes con alto grado de estanqueidad (IP-67), dependiendo de la producción de quesos/hora y su morfología.

VERSATILIDAD

Debido a la utilización de robots en los casos particulares permite garantizar una aplicación polivalente, en el sentido que se pueden pintar quesos redondos, cuadrados o rectangulares sin mayor problema. Lo mismo se puede decir en el caso de dimensiones dispares entre el queso mayor y el menor.

EFICIENCIA

La aplicación por pulverización es la más ventajosa, ya que permite aplicar una película delgada a la superficie del queso, lo cual facilita un secado de la misma en tiempos reducidos y un mayor ahorro de pintura. La diferencia entre pintado a baja o alta presión reside en el ahorro importante de pintura con las bombas multiplicadoras de alta presión.

LIMPIEZA

Equipos específicos de pulverización de la pintura junto a un diseño pensado y fabricado para un entorno alimentario, donde los procesos y tiempos de limpieza necesitan de un correcto "diseño higiénico".

RESULTADO

Utilizar la cantidad exacta de pintura y aplicada con la mejor tecnología del mercado en equipos aerográficos dan como resultado un acabado perfecto y una cubrición uniforme.